logo aupacar
AupaCar

Más que un taller mecánico Somos tu centro integral del automóvil

Contact Us
info@aupacar.com
958 16 58 45
Carretera Bailén-Motril, 119, 18620 Alhendín, Granada
08:00 - 14:00 / 16:00 - 20:00
958 16 58 45

Blog

¿Qué sucede al montar llantas más grandes en tu coche?

Seguro que en alguna ocasión te lo has preguntado, ¿qué sucede al montar llantas más grandes en tu coche? Y es que colocar llantas que no son del mismo tamaño puede provocar problemas en tu coche como un mayor desgaste en las ruedas, causar un comportamiento extraño a la hora de conducir o que paguemos más dinero a la hora de elegir neumáticos.

El tamaño de la llanta influye en la forma de conducción, además de tener ciertas ventajas y diferencias con respecto a unas llantas más pequeñas. Lo recomendable a la hora de comprar unas llantas de un tamaño más grande o pequeño es valorar la importancia que le damos al aspecto estético y al económico, además de conocer cómo influye en la conducción montar llantas más grandes en tu coche.

Montar llantas más grandes en tu coche, ¿qué problemas nos puede causar?

Lo primero que debemos de saber es que las llantas grandes están de moda. En la mayoría de los programas que salen en televisión hablando de tunear coches, los vehículos montan unas llantas espectaculares de 21 o incluso 23 pulgadas. Evidentemente, en un coche de calle es raro usar llantas tan grandes, sin embargo, lo común es tender a colocar llantas grandes, es decir caballo grande o no ande.

Pero, ¿cuáles son las ventajas de usar estas llantas y qué problemas nos puede causar? Lo normal es elegir las que nos recomienda el fabricante, sin embargo, esta es una solución que no le gusta a todo el mundo ya que prefieren personalizar su coche colocando unas llantas de diferente tamaño, color y prestaciones distintas a las originales.

Tenemos que tener en cuenta estos aspectos ya que colocar una llanta más grande implica montar un neumático más ancho con lo que ello representa. Usar ruedas más anchas implica tener en cuenta diferentes aspectos:

  • El tamaño.
  • El precio, recuerda que muchas veces lo barato sale caro, siempre es mejor invertir un poco más y calzar un neumático de mayor calidad.
  • La climatología y las diferentes clases de neumático (lluvia, seco, de verano, de invierno, todoterreno).
  • El perfil (bajo, ancho o alto).

Una vez conocemos los factores anteriores debemos saber cuáles son los problemas que representa conducir un coche con ruedas más grandes y anchas de lo normal.

Lo primero es que se desgastan más rápido. Esto no tiene que ser un problema, pero debemos tener en cuenta que a mayor desgaste, más veces tendremos que cambiar las ruedas con el desembolso económico que conlleva.

Un factor clave en el desgaste es la forma de conducción, y es que evidentemente un conductor que lleva su coche de forma fluida y suave, desgasta menos que otro conductor que realiza maniobras bruscas y le gusta dar acelerones y frenadas todo el rato.

Sin embargo, no todo es malo ya que la conducción de un coche con llantas más grandes mejora en según qué casos la agilidad y el agarre. También hay que pensar que las ruedas más grandes afectan a las inercias y el peso, ya que un centro de gravedad más alto y un mayor peso influyen en el frenado.

El peso es un factor importante. Si tenemos un coche medio igual no es un problema, pero si tenemos un coche grande y montamos llantas más grandes provocará un aumento en el consumo ya que el coche tiene una mayor resistencia a la rodadura. En otras palabras, ocupa más superficie de agarre y le cuesta más andar, eso sí agarrará mejor.

¿Cómo elegir las llantas adecuadas para nuestro coche?

La clave para elegir una llanta adecuada es pensar en nuestras necesidades, gustos y las prestaciones que queremos. ¿Qué prefieres seguridad o economía?, ¿te gusta más la estética o valoras más el consumo?, ¿conduces suave o rápido?

Responder a estas cuestiones es clave para montar unas llantas adecuadas. Lo importante es dar con una relación coste-beneficio que te convenza. De esta manera, tendrás unas llantas más grandes pero que se adapten a tu estilo. Identificar tu necesidad es clave, piensa que no es lo mismo conducir en Granada, Castilla o Valencia que en Galicia o Asturias.

Las carreteras y el tiempo son diferentes, mientras que en el norte es recomendable montar neumáticos de lluvia e invierno la mayor parte del año, en las vías del sur puedes llevar neumáticos de verano sin problemas. Y lo mismo sucede con el perfil, si resides en una ciudad llena de badenes, pasos de cebra elevados o guardias tumbados igual no es buena idea montar una llanta de perfil bajo ya que la vas a desgastar en muy poco tiempo.

Los neumáticos de perfil bajo suelen tener un tamaño entre 55 y 50, aunque dependen del ancho. Por lo general, tienen un borde protector de la llanta. Contar con mayor superficie lateral otorga a la rueda un mejor agarre y frenado, sobre todo, en seco. El problema es el desgaste ya que es una goma que se desgaste más rápido que las otras.

La recomendación es escoger una llanta que se adapte a las especificaciones de nuestro coche, por otro lado, no es buena idea cambiar una llanta económica por una llanta original ya que las primeras suelen tener medidas estándar e igual no se adaptan a nuestra medida.

Finalmente, las llantas deben ser escogidas en función del diámetro y el ancho. También es recomendable saber la diferencia entre montar unas llantas más anchas en un coche nuevo que uno mayor de 10 años. En los coches antiguos no hay tanto problema como en los nuevos.

Esto se debe a que los coches actuales llevan sistemas electrónicos y suspensión más sensibles y un mal ajuste puede provocar fallos y alertas en los sistemas de información (consola y ordenador de a bordo) que nos detallan de la presión y el estado de nuestras ruedas y llantas.

En definitiva, elige bien el tamaño y déjate aconsejar por un experto para tomar una buena elección.

¿Cómo afecta a la conducción montar llantas más grandes?

Aunque hay estudios que afirman lo contrario, lo cierto es que montar llantas más grandes en tu coche cambia nuestra forma de conducir y de actuar en la carretera. Imagínate que quieres cambiar unas llantas de 15 a 17 pulgadas, o de 17 a 19 pulgadas. Estamos hablando de dos pulgadas, es decir, un incremento de poco más de 5 centímetros a cada lado, y eso se nota.

Aunque hay gente que se siente más cómoda por la seguridad y el mayor agarre que dan unas ruedas más anchas debemos pensar en el problema de montar un perfil bajo. Conducir con unas ruedas de perfil bajo hace que se note más los baches en la carretera, además de pagar a la hora de llenar el depósito y en algunos casos aumentar el Impuesto de Matriculación (en coches nuevos).

La agilidad y el comportamiento del coche tampoco es el mismo, montar llantas más grandes en tu coche provoca un aumento del tiempo de frenada, pero mayor agarre en curva. Por lo que son ideales para conductores que les gustan los lugares con muchas curvas, o igual te gustan las rectas y no te importa montar una rueda más ancha aunque tardes un poco más en frenar.

En resumen, adapta tu forma de conducción a la llanta que escojas y ten en cuenta que una ancha es más segura (en determinadas condiciones), pero se desgasta más rápido.

Finalmente, ten en cuenta los siguientes aspectos:

  1. La fecha de caducidad de las llantas.
  2. Adapta tu forma de conducción al ancho que escojas.
  3. Pregúntate si prefieres seguridad, estética o economía y elige en función de ello.
  4. El mundo de los neumáticos y llantas es muy variado, déjate aconsejar.

¡Si quieres seguir informado sobre el mundo del motor no dejes de visitar nuestro blog! Y recuerda si vives por Granada y andas buscando un taller mecánico para montar llantas más grandes en tu coche, ¿por qué no vienes a vernos?  Te atenderemos encantados y te asesoraremos sin ningún compromiso!

No Comments

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.